Es común que las ollas de nuestro hogar llegue a quemarse por alguna distracción o un errorcito técnico en la cocina. Si estás pensando en deshacerte de ellas, mejor sigue leyendo porque te vamos a decir cómo limpiar esas ollas para dejarlas relucientes.

 

Agua y sal

Si la comida no está tan pegada, la mejor alternativa es limpiar la olla con agua y sal. Primero trata de retirar toda  la comida pegada que puedas y lava normalmente con detergente, esponja y agua caliente. Ahora cubre las partes quemadas con agua caliente limpia, a continuación agrega tres cucharadas de sal y deja remojando por 15 minutos. Talla con una esponja y listo.

 

Detergente

En el fondo quemado de la olla, coloca detergente y agrega agua caliente. Enseguida, tapa la olla y hierve a fuego bajo. Cuando el agua comience a borbotear, apaga el fuego, espera a que se enfríe y retira la comida pegada con un cepillo.

 

Vinagre

El vinagre blanco tiene bastantes utilidades en tareas domésticas, entre ellas limpiar ollas. Eso sí, si la olla quemada es de acero inoxidable, debes ser cuidados al fregarla. Cubre todas las partes quemadas con vinagre y coloca a hervir por cinco minutos. Cuando enfríe, quita los residuos con una esponja.

 

 

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es otra estrella en la limpieza del hogar. Espolvorea el bicarbonato en el fondo y agrega dos cucharadas de agua y hierve. Cuando el agua empiece a hervir, apaga el fuego, espera algunos minutos y talla con una esponja de acero.

Sencillo, ¿no? No te deshagas de esas ollas que diste por perdidas.

Fuente: Vix