La limpieza es una parte vital para mantener un hogar armonioso y agradable. No obstante, debido a nuestras ocupaciones o simplemente por pereza, es común que olvidemos limpiar ciertas partes de nuestra casa. Las persianas, por ejemplo. Aunque parezca poco importante, es un error muy grave ya que el polvo puede acumularse con el tiempo y dañar tu salud y la de tu familia. Pero no te preocupes: sólo necesitas seguir estos consejos y tus persianas estarán relucientes en poco tiempo. Te decimos, además, cómo limpiarlas de acuerdo a su tipo de material.

 

 

Aluminio 

 

 

Para limpiar las persianas de este material se recomienda utilizar paños suaves para quitar el polvo y luego proceder a pasar un cepillo. Ya que el aluminio es un material poco manipulable, la aspiradora es muy útil para quitar el polvo de esas zonas a las que no podemos llegar fácilmente. Una vez que quitamos el polvo es bueno pasar un paño húmedo o una esponja bañada en detergente. Al terminar de limpiar debemos abrir las ventanas y dejar secar la persiana para evitar el olor a humedad.

 

 

Madera 

 

 

Las persianas de madera requieren un cuidado especial ya que el exceso de agua puede dañarlas permanentemente. El agua y la humedad crean deformaciones y decoloraciones en la madera, que reducirán el tiempo de vida y la imagen de tus persianas. Así pues, la limpieza de este material debe hacerse sólo con un paño y un cepillo. De esta forma evitarás la acumulación de polvo y podrás tener unas persianas relucientes.

 

 

Plástico 

 

 

Las persianas más comunes dentro de los hogares son de plástico. Son un material muy utilizado para garantizar la privacidad y evitar la excesiva luz del sol. Para este tipo de persianas no es necesario tener tantos cuidados. Basta con pasarles un cepillo cada cierto tiempo, así como un paño de agua tibia. Esto es suficiente para mantenerlas limpias y agradables a la vista.

 

 

Tela 

 

 

En el caso de las persianas de tela lo mejor es recurrir a una aspiradora para retirar el polvo. Posteriormente puedes limpiarlas con una esponja seca o ligeramente húmeda. Si ves manchas, puedes aplicar agua y detergente a la esponja.En caso de que la acumulaicón de polvo  (o las manchas) sean demasiadas, se recomienda llevar las persianas a una tintorería.

 

 

¿Sientes que más que una limpieza, necesitas un cambio? Aprovecha esta hot sale y compra tus persianas a 6 y 9 meses sin intereses. Para más información visita la página http://www.realizatupatrimonio.com/ ¡Agenda tu cita ahora!

 

Fuente: Vix.com